NOCTURNIDAD Y VACÍO


El frío deshabita las calles.

Su hielo

adensa la oscuridad,

culmina

el vacío de las horas

nocturnas y estos versos

aislados.

Sombras.




Veo los focos nocturnos

tragarse la oscuridad

y apagar las estrellas.

Mas allá, el cielo se alza

inmensamente negro

como tus ojos

sobre la distancia.

No me pienses tanto.


2 comentarios:

  1. Hola Matilde.

    Sí, ya llega el frío y nos aísla, nos asola, nos enmudece.

    Pero también puede dar lugar a encuentros...
    Encuentros de toda índole, en los que se busca el calor de esas miradas, de esos tactos, de esos pensamientos.

    Abrazo sin frío.

    ResponderEliminar
  2. Sí, precisamente el otoño-invierno, a pesar de sus calles solitarias por el frío y la poca duración del día, es una época llena de actividades y eventos: los cafés y otros locales llenos de gente al calor del arte, la literatura y la amistad.
    Creo que sólo las calles de la ciudad, bien concurridas en las noches de verano, sufren esa soledad y vacío del invierno...

    Gracias por dejar tus huellas en este blog.

    ResponderEliminar

Caminante, no hay camino, se hace camino al andar, pero es más agradable hacerlo en buena compañía.

COMENTARIOS RECIENTES

IMÁGENES Y POESÍAS

Las imágenes de este blog están extraídas en su mayoría de la red y son libres, a excepción de las que tienen el nombre de su autor o autora. Si alguien considera que alguna de esas imágenes sin autoría es de su propiedad y quiere que se suprima del blog, no tiene más que comunicarlo al correo del perfil.

Los poemas y textos pertenecen a la autora del blog, Matilde Selva López, a excepción de aquellos en los que consta el nombre de otros autores.