CANTO TRISTE DEL VAMPIRO


En mi ácida noche
lloro sin sal
desde el vacío.
He de matar de nuevo 
la inocencia
para vivir un poco más.

5 comentarios:

  1. Hola de nuevo, Matilde.

    ¿Ves?
    Otra vez te veo en el lado oscuro.

    La inocencia muere y renace.
    A pesar nuestro.
    Por muchos tiros que nos hayan dado.
    Por muchas corazas y caparazones
    que nos pongamos.

    Mátala, pero volverá.


    Abrazo inocente.

    ResponderEliminar
  2. Secretario, todos tenemos un lado oscuro que no por estar escondido o a la vista, significa que no existe y este, aflora o se adormece según las circunstancias o las compañías La dualidad humana. En mi opinión, no hay nadie totalmente inocente o en la luz ni nadie totalmente perverso o en la oscuridad, aunque en algunas personas predomine un lado mucho más que otro... y se nota. Pero también es verdad que a veces las apariencias engañan, y la luz es perversa y la oscuridad inocente.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. que bonito caminante de noche... me gusta

    ResponderEliminar
  4. Muy bien expresado Matilde
    en breves renglones.
    Así es vivir. Seguir...
    pero resistiendo.

    ResponderEliminar
  5. Ana, me sorprende a veces como captas la metáfora, lo esencial del verso.

    Abrazos

    ResponderEliminar

Caminante, no hay camino, se hace camino al andar, pero es más agradable hacerlo en buena compañía.

COMENTARIOS RECIENTES

IMÁGENES Y POESÍAS

Las imágenes de este blog están extraídas en su mayoría de la red y son libres, a excepción de las que tienen el nombre de su autor o autora. Si alguien considera que alguna de esas imágenes sin autoría es de su propiedad y quiere que se suprima del blog, no tiene más que comunicarlo al correo del perfil.

Los poemas y textos pertenecen a la autora del blog, Matilde Selva López, a excepción de aquellos en los que consta el nombre de otros autores.