LIBÉLULA

El día 12 por la tarde, mientras escribía, una libélula entró en mi habitación. Su imprevista visita me inspiró un poema con el que expresar otra experiencia de aquel domingo.

Entraste
en busca de tu luz.
No te llamé.
No te esperaba.
Nunca te había visto.
Admiré
tu belleza, la búsqueda
perdida y alocada
de tu vuelo
y supe
que mi mundo cerrado
no era el tuyo.
Me costó
devolverte de nuevo
al espacio
abierto de la vida
donde esperas
el sueño más alto
de tus alas.


43 comentarios:

  1. Me encanta como de algo tan "en teoria" simple como la visita de un insecto,hagas un poema pan precioso.
    Gracias por los momentos que nos regalas al visitarte.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. que bonita poesía, y que bonita inspiración

    un besito y a seguir inspirada y regalandonos estos poemas.

    mari

    ResponderEliminar
  3. Totalmente magnífico, envuelta en un ala que no se ve, que no se mira; que no se escucha. Hagas que la veamos, que la mire; y que le pongamos sonido.

    ResponderEliminar
  4. Me has hecho sonreir, tengo un antiguo amigo que me llamaba así...Libélula, me trajiste bonitos recuerdos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. A veces uno desprende tanta luz que es imposible que no le vengan todas las libélulas a buscar... esa libélula, no te restará luz, se deslumbro, mejor en libertad.

    Besos, te quiero amiga :)

    ResponderEliminar
  6. Es un poema tan transparente, tan etéreo... como la libélula en sí. Estoy de acuerdo con naveganterojo, que de algo tan prosaico como puede ser una libélula hayas conseguido hecer algo tan mágico... tan simple y profundo al mismo tiempo.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. Un poema hermoso. Nacido de una libélula.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Le doy las gracias a esa libélula porque el poema es una maravilla.
    Disto mucho de ser perfecto, amiga. No hay nadie así. Todos tenemos nuestras limitaciones.
    Usé la ironía porque es lo único que me queda ya. Empiezo a rendirme y creo que voy a dejar de buscar. Estoy harto de llevarme palos.
    Espero que al otro lado vayan mejor las cosas. Un placer leerte de nuevo. Cuídate mucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Navegante, en realidad la libélula es un insecto poco simple por aquí, la ciudad lejos de la naturaleza, de hecho en todo este tiempo no he visto ninguna dentro de casa, ni en temporadas de lluvias similares. Por eso me llamó la atención.

    Bichitas, me alegro que os guste y que me sigáis leyendo.

    Sanjoni, a veces de lo más simple y anecdótico se puede sacar la inspiración.

    Iraunsugue,si te llamó libélula sería porque te gusta volar en libertad en busca de tu luz.

    Dianna, gracias siempre por tus ánimos y palabras de afecto, pero a veces buscando la luz nos podemos deslumbrar y confundir, no todas las luces que encontramos son las adecuadas aunque sean luminosas o parecidas.

    Almagriss, si es que cuando uno está inspirado hasta el insecto más común o el objeto más nimio se transforma con el lenguaje, y el lenguaje a su vez se transforma con la belleza de esa visión que nos evoca recuerdos y sensaciones particulares.

    Merl, es su hijo, su visita dio un buen fruto. Volvió a su espacio pero dejó un buen recuerdo.

    Alatriste, a veces por la desesperación de buscar lo que ansiamos, no encontramos o solemos equivocarnos fácilmente de sitio, como la libélula buscando su luz.
    Quizás dejando de buscar... empieces a encontrar.

    ResponderEliminar
  10. Me cambiaba ahora mismo por esa "libélula", quizá encontraría el lugar idóneo.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  11. Qué bonita poesía me ha encantado tu inspiración, gracias por el regalo que hoy nos has dejado con estos versos.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  12. Curiosamente, la misma habitación, la misma ventana, la misma escritura, la misma escritora, la misma luz, distinto ser, distinto poema, distinta forma de ayudarle a salir.

    Elementos que pueden entrar:
    Moscón, abejorro, pajarillo, arañón, ratoncillo, lagartija, fínife, mosquito tigre, ladrón....

    ResponderEliminar
  13. mensajes de la naturaleza, mensajes de vida, visitas inesperadas... simples, únicas...solo hay que saber mirar y dejar nacer las palabras.besos

    ResponderEliminar
  14. Belleza innata, te espero por mi blog, que quizá sólo sea un pedazo puro de basura, pero mío y sólo mío!

    ResponderEliminar
  15. Belleza innata con alas. Te espero por mi blog.. Que quizá sea basura, pero mía y sólo mía.

    ResponderEliminar
  16. Emotiva entrada...te encontré mientras blogueaba. Volveré con mas tiempo para seguirte leyendo. Te dejo una invitacion a mi blog
    Una sonrisa
    Nos leemos

    ResponderEliminar
  17. Ya, sí lo sé, no me habré yo estrellado veces y veces, que te voy a contar que ya no sepas, reina :))

    Besos y feliz domingo, guapa :)

    ResponderEliminar
  18. Precioso:

    Me ha recordado al respeto por la vida que tenian los samurais, me has recordado tambien que hace tiempo que no escribo poemas :)

    Bueno estos dias he estado liado, besos , hasta pronto

    ResponderEliminar
  19. Sin duda esa libélula era un hada-musa que te inspiró este bello poema

    ResponderEliminar
  20. Dime caminante como te va???, como siempre aportando algo que vale la pena leer.

    Un Beso.☺♥☺

    ResponderEliminar
  21. Creo que nunca vi una libélula, así, en persona.

    :)

    ResponderEliminar
  22. SEGURAMENTE PASÓ UN ÁNGEL.... Un ángel de la guarda, una señal, un rayo de luz, un nuevo soplo de aire fresco, una nueva oportunidad, una sonrisa, un gesto... fruto o no de algo que llaman casualidad. prefiero añadirle el toque mágico.;)Un abrazo!

    ResponderEliminar
  23. Las libélulas siempre me parecieron extrañamente fascinantes, un extraño trabajo de ingeniería de la naturaleza

    Saludos

    ResponderEliminar
  24. pues me parece un poema muy lindo y una preciosa imagen de acompañamiento.
    Es grato encontrar a un "caminante" en el difícil camino de la poesía...ya vendré a leerte con más calma.
    abrazos.

    ResponderEliminar
  25. Eres un alma serena.
    Lo normal seria liarse a zapatillazos con el pobre insecto para sacarlo de la habitacion. Y tu vas y te pretas en comunion con el y hasta te inspira un poema.
    caminate, eres un sol.

    ResponderEliminar
  26. muy bonita tu poesia
    ojala esa luz se quedara para iluminarte mientras tu luz nos ilumina

    desde luego el amor nace con alas en nuestras manos esta soltarlé

    ResponderEliminar
  27. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  28. Encarna, hasta las libélulas se confunden en su búsqueda, pero siguen buscando...

    María, siempre es un placer regalar lo mejor de una...

    Bipolar,jajajja, esos elementos comunes los tengo vistos, falta el pajarillo,más difícil porque este no se siente atraído por la luz,..., el ratón, que se busque otro sitio y el ladrón, mejor que se olvide de mi ventana. ;)

    Cats, si, a veces la vida manda mensajes que vemos e interpretamos según con los ojos que miramos...

    Ignoria, los blogs son un medio de expresión de nuestras aficiones, intereses o interiores, nunca basura...

    David, a veces para ver algo o tenerlo basta con no desearlo.

    El Club de los Parados, te espero con una sonrisa.

    Dianna, jajja, es que algunas nacieron con estrella y otras estrelladas.

    Josevi, me alegro que te haya gustado y a ver para cuando nos regalas un poema. Y no te líes tanto que te vas a enredar. ;)

    Doctor Vitamorte, desde luego una musa si que fue esa libélula.

    Ernesto, gracias por preguntar. Dejo lo que tengo, que guste o no ya es cosa vuestra.

    Arcángel, si no has visto aún ninguna, no desesperes, ya ves que cuando menos te lo esperas aparecen, aunque sea en el sitio más inesperado.

    Amaterasu, alas si tenía, y está claro que dejó un regalo...

    Crononauta, sí, son fascinantes, sobre todo cuando se pierden en tu casa...

    Elisa, gracias por tu visita, todos somos caminantes de la vida, de ese mar unas veces con calma y otras con tormentas, y la poesía es un camino mas.

    Calambre, sí, soy el alma serena con la calma que precede a la tormenta.

    ResponderEliminar
  29. me encanta tu poesía de la Búsqueda. La imagen también es formidable.
    Muchas gracias por tus amables comentarios sobre mi "caminar", mis versos, en mi blog.
    seguré leyendo este blog con más calma que me parece que me va a gustar.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  30. pues que suerte tuviste en ése momento ya que la pequeña amiga voladora inspiró algo demasiado bello...

    besitos grandotes...

    ResponderEliminar
  31. bueno, yo noy muy de poesía,así qeu casí mejor que no opine jejeje

    Gracias por comentarme lo de la kedada,pero supongo que no iré,no conocería a nadie tampoco, a excepcion de tí claro.

    De todas formas (por si me da un puntazo) si te parece me dices donde va a ser.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  32. Son animales curiosos las libélulas. Me intrigan.

    ResponderEliminar
  33. Hola, Matilde. Sí, sigo por ahí vagando. Pero me mudé. Fui avisando a los amigos. Se me pasó hacerlo contigo. Lo lamento de veras. Es que tengo la cabeza en otra parte. Será que hace mucho que no entra una libélula por mi ventana.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  34. Vine a despedirme.

    Fuiste una persona especial para mí en este mundo y qué menos que decirte adiós personalmente.

    No me siento con fuerzas para seguir viviendo en el desván. Necesito una existencia real, más allá de paredes virtuales.

    Abrí mi espacio en este universo con la esperanza de poder comenzar una nueva vida, de conocer a personas de carne y hueso que sustituyeran todo lo que se me arrebató.

    Busqué amistad, conversación, cariño, comprensión, complicidad, incluso amor; pero en un entorno cercano, que ayudara a mitigar el inmenso dolor y la terrible soledad con la que he sido condenado.

    Encontré personas maravillosas, tú eres una de ellas sin duda, pero también gente que terminó por darme la puntilla como se suele decir.

    La distancia terminó por pudrirlo todo además, pues me hizo caer en la desesperación de ver que todo al final se quedaba en palabras.

    Así que abandono. En esta vida si algo he aprendido es que no se puede decir de este agua no beberé, por lo que no sé lo que pasará en el futuro, pero a día de hoy, pienso que es el final de Alatriste.

    Necesito encontrar un nuevo aire de una vez o si no, terminaré muriendo ahogado definitivamente. Estoy al borde del precipicio y es que me siento muy mal otra vez, casi como al principio cuando Nuria me dejó.

    Muchas gracias por todo lo que compartiste conmigo y fue un privilegio tenerte al otro lado. Compartir lecturas y escritos con alguien de tu talento, fue de lo mejor que me ha pasado en la vida.

    Te deseo lo mejor y que la vida te dé todo aquello que mereces.
    Espero que te quede algo de mí y que puedas recordarme con una sonrisa. Yo no te olvidaré.

    Nunca se me dieron bien las despedidas, así que lo siento. No sé qué más decirte. Me da mucha pena todo esto.

    Un abrazo y hasta siempre.

    Ramón/Alatriste.

    ResponderEliminar
  35. sacaste un profunda poesía al ver la libélula, son bonitas verdad? extraño verlas en la ciudad y mas extraño si cabe buscar la luz sintética cuando ellas buscan la luz reflejada sobre el agua.. de que color era? a mi me gustan las azules jajajaj
    muchas veces nos encerramos, buscando en el encierro novedades cuando deberiamos salir mas, pasear, visitar parques y disfrutar de la naturaleza, son nuestras alas, nuestros pies, nuestros ojos la libertad de mirar a los horizontes que queramos y nuestra brújula el corazón...
    besitos ninfa negra
    muakisssssssssssss

    ResponderEliminar
  36. Ayshane, es cierto, no sólo la sorpresa, sino el tipo de insecto poco común en la ciudad.

    Conxa, la poesía es algo que gusta o no gusta, esto no es un blog para gente entendida o poetas sólo, es para el que lo quiera leer. Las kedadas se hacen para conocer gente nueva, las personas que hay detrás de los blogs y de las que algo se conoce por sus escritos.

    Ramón, si es un animal curioso, mira por donde lo he visto en mi habitación,no en el campo.

    Rafa, da igual, a veces no nos acordamos de tod@s, sólo de los que nos visitamos con frecuencia. Pero ya sé tu otro sitio...el que busca encuentra.

    Alatriste, ya te comenté que me sabía mal que lo cerraras, más que nada por los motivos que lo hacías...el mundo virtual no es una panacea para encontrar lo que no tenemos, sólo un complemento, y a veces una pequeña ayuda para comunicarnos y para expresarnos. Detrás de cada blog hay personas, y esto...es como el mundo real, hay de todo y más, ya que en internet las distancias que para la realidad si existen, para internet no: nos comunicamos con más gente de muchos sitios, por esto mismo, volverlo real es complicado, así que hay que aceptar que la mayoría de las veces se quede todo...sólo en palabras. Pero nos pasa a todos, falta de tiempo y dinero para conocer a todos los que nos agradan y están lejos, y también hay mucha gente que habla mucho y luego nada. Como todo en la vida.
    Espero que lo pienses, aunque sea sólo virtualmente por las distancias, hay mucha gente que te quiere y te apoya.

    Zoa, quizas estaba perdida y lejos de su habitat, a mi me hizo dos regalos, uno su presencia pues ya he comentado que no había visto ninguna, y otra, el poema.
    Gracias por tu comentario, guapa.

    Besos y abrazos a tod@s los que me han acompañado esta semana en mi camino. Sin vosotr@s esto no sería lo mismo.

    ResponderEliminar
  37. Cuesta, cuesta dejarlas marchar... y más cuando las has visto.

    Si crees que esa libélula te vio, quizá te busque otro día...

    ResponderEliminar
  38. Alegría, me gustan tus comentarios, siempre van más allá de las palabras. Veo que eres dueña de una buena intuición, quizás por tu intimidad con la música.

    Besos

    ResponderEliminar
  39. Qué bueno, hoy me he ido a hacer kms con la bici y he visto cuatro o cinco :D

    ResponderEliminar
  40. Y que conste que no he atropellado a ninguna O.O

    ResponderEliminar
  41. Lindo poema. No soy muy partidaria de los insectos, entiendase que algunos me asustan o dan repelús, pero los hay bonitos sin duda... con colores llamativos, formas espectaculares, tanto como la vida que llevan y lo que nos afecta para que la naturaleza siga el curso que tiene que seguir. LA libélula me parece uno de esos bonitos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Caminante, no hay camino, se hace camino al andar, pero es más agradable hacerlo en buena compañía.

COMENTARIOS RECIENTES

IMÁGENES Y POESÍAS

Las imágenes de este blog están extraídas en su mayoría de la red y son libres, a excepción de las que tienen el nombre de su autor o autora. Si alguien considera que alguna de esas imágenes sin autoría es de su propiedad y quiere que se suprima del blog, no tiene más que comunicarlo al correo del perfil.

Los poemas y textos pertenecen a la autora del blog, Matilde Selva López, a excepción de aquellos en los que consta el nombre de otros autores.