EL DESCENSO DE LA MUSA


Asciendo hasta la cumbre
y miro el mundo desde la magnificencia
sin versos ni latidos
que rompan el silencio
de
d
i
o
s

Pero el vacío alimenta la memoria,
abre sus tumbas,
resucita a los muertos sin piel,
rumorean
murmuran
rumorean
rumiantes y ruidosos.

Así que desciendo hasta la tierra
y más allá, donde los pulsos
ríen
cantan
gritan
y nado entre sus lágrimas y pieles.
Por fin,
T
O
D
O

PARÉNTESIS


Me ató de pies y manos. Afiló el cuchillo y...”. Unas risas me obligaron a apartar los ojos de la página; la pareja, sentada a unos tres metros de mi mesa, susurraba entre besos y caricias. Qué ilusos: ¿cuánto durarán?, pensé mirándolos con desprecio. Me levanté hacia el único rincón sin pulso de la cafetería y continué con mi lectura:
Afiló el cuchillo y cortó entre mis costillas. Enloquecido por el dolor, mordí la mordaza para tragarme el grito.
Ahora extraeré tu corazón –dijo Soledad al introducir sus manos en mi pecho.”

COMENTARIOS RECIENTES

IMÁGENES Y POESÍAS

Las imágenes de este blog están extraídas en su mayoría de la red y son libres, a excepción de las que tienen el nombre de su autor o autora. Si alguien considera que alguna de esas imágenes sin autoría es de su propiedad y quiere que se suprima del blog, no tiene más que comunicarlo al correo del perfil.

Los poemas y textos pertenecen a la autora del blog, Matilde Selva López, a excepción de aquellos en los que consta el nombre de otros autores.