DEVORACIÓN (A CONTRAMUERTE)


Arrancarse a mordiscos los gusanos
inoculados por los dioses
de la dorada corrupción;
devorar 
con colmillos hambrientos de victoria
el germen del esclavo
para que resucite la esperanza;
vomitar la sangre intolerante
y desangrar la indiferencia;
desclavarse la estaca
mediática del miedo
y salir del ataúd de la apatía
que entierra nuestros sueños.
Devorarse sin pausa ni fronteras
con la boca insaciable de la Vida
contra el Imperio de la Muerte.


ELÉCTRICO


Lo compré en una tienda de segunda mano. Mi baño era pequeño y la estufa de butano quedaba muy cerca de la ducha. Después de encenderlo dos veces, aparecieron unas manchas rosadas sobre el inmaculado color hueso. No le di importancia, ni siquiera cuando un mes más tarde empezó a gotear un líquido rojo, pues creí que los años de uso lo habían oxidado por dentro. Una mañana me desmayé en la oficina y desperté en Urgencias. El médico me dijo que debía hospitalizarme unos días porque mi análisis de sangre revelaba una anemia grave. En cuanto regresé a mi piso, fui directa al baño y arranqué el enchufe al radiador.
 
 

CANCIÓN DE LA MARIPOSA

Si nací de la música
gracias al beso,
quiero ser un piano
sonando a vuelo.

Vuelo buscan las alas
entre los verbos
al ver en cada esquina
lodo y cemento.

Cemento hacia los mármoles
de los entierros,
donde solo el olvido
besa a los muertos.

Muertos tiene la vida
sin voz ni sueños
cuando tiemblan las alas
al son del miedo.

Miedo no he de sentir
a alzar el vuelo
si quiero que mi música
bese los cielos.


NACIMIENTO

En una tarde de cuyo día no quiero acordarme, se extravió el alfabeto de cierta cabecita loca cuando las sombras comenzaron a apagar el brillante Verso.

Perdido sin la luz de sus palabras, el abecedario anduvo durante varias horas a través del horizonte púrpura; un camino que conducía, según contaban las antiguas lenguas, hacia una nueva semiótica denominada el Ritmo de los Sueños. En cuanto se adentró en este oscuro significado, sintió un poco de miedo: le pareció tan diferente al mundo anterior que sus letras pensaron que allí sería difícil hallar tinta para alimentarse y páginas en las que habitar. Aún así, decidió continuar caminando con esperanza por el desconocido universo.

 
No tardó en descubrir el rutilante canto de un coro de estrellas, orquestado por la deslumbrante Luna Llena. La alegría del alfabeto fue tan grande que su verbo bailó toda la noche con la música. 

Y, por fin, amaneció la luminosa Poesía.

COMENTARIOS RECIENTES

IMÁGENES Y POESÍAS

Las imágenes de este blog están extraídas en su mayoría de la red y son libres, a excepción de las que tienen el nombre de su autor o autora. Si alguien considera que alguna de esas imágenes sin autoría es de su propiedad y quiere que se suprima del blog, no tiene más que comunicarlo al correo del perfil.

Los poemas y textos pertenecen a la autora del blog, Matilde Selva López, a excepción de aquellos en los que consta el nombre de otros autores.