NACIMIENTO

En una tarde de cuyo día no quiero acordarme, se extravió el alfabeto de cierta cabecita loca cuando las sombras comenzaron a apagar el brillante Verso.

Perdido sin la luz de sus palabras, el abecedario anduvo durante varias horas a través del horizonte púrpura; un camino que conducía, según contaban las antiguas lenguas, hacia una nueva semiótica denominada el Ritmo de los Sueños. En cuanto se adentró en este oscuro significado, sintió un poco de miedo: le pareció tan diferente al mundo anterior que sus letras pensaron que allí sería difícil hallar tinta para alimentarse y páginas en las que habitar. Aún así, decidió continuar caminando con esperanza por el desconocido universo.

 
No tardó en descubrir el rutilante canto de un coro de estrellas, orquestado por la deslumbrante Luna Llena. La alegría del alfabeto fue tan grande que su verbo bailó toda la noche con la música. 

Y, por fin, amaneció la luminosa Poesía.

5 comentarios:

  1. ¡Así de que esta forma nació la poesía! Vaya, vaya... Y sin absenta de por medio jajaja... Me ha encantado este microrelato, es precioso, con muchas pinceladas poéticas.

    Digno de releer una y otra vez...

    ¡Un muackiles!

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito micro. Seltima. Tiene mucho encanto y un final estupendo.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta. Para haberse extraviado el alfabeto de esa cabecita manejas las palabras que da gusto.

    ResponderEliminar
  4. Que preciosidad Selti. Me encanta esa relación tan apasionada que tienes con las palabras y con el verbo, se nota en casi todos tus escritos. No imagino mejor amanecer para la Poesía que éste que describes, me encantó.

    ResponderEliminar
  5. qué interesante, Seltima, no solo este texto, en general me está gustando mucho.

    ResponderEliminar

Caminante, no hay camino, se hace camino al andar, pero es más agradable hacerlo en buena compañía.

COMENTARIOS RECIENTES

IMÁGENES Y POESÍAS

Las imágenes de este blog están extraídas en su mayoría de la red y son libres, a excepción de las que tienen el nombre de su autor o autora. Si alguien considera que alguna de esas imágenes sin autoría es de su propiedad y quiere que se suprima del blog, no tiene más que comunicarlo al correo del perfil.

Los poemas y textos pertenecen a la autora del blog, Matilde Selva López, a excepción de aquellos en los que consta el nombre de otros autores.