TRÍPTICO


Leona de la luna, mariposa del páramo,
aún latías en larva cuando el grito rompió
y tiñó con su sangre las horas de tu verbo:
qué pronto viste el circo, su carnaval de látigos.

No supiste quién eras, los espejos mentían
y entre tanta tiniebla la piel como una sombra
ocultando su herida y luz a la ceguera,
máscaras sin control para un mundo caído.

En este paraíso sin pulso de las cifras,
donde dioses numéricos siembran terror y hambre
y convierten en presas a los nadies sin voz,
persistes en el verso con destino de estrofa.


1 comentario:

  1. Delatar el algoritmo, es lo que nos queda.
    U olvidar el miedo y vivir bajo otra ley.

    Un saludo

    ResponderEliminar

Caminante, no hay camino, se hace camino al andar, pero es más agradable hacerlo en buena compañía.

COMENTARIOS RECIENTES

IMÁGENES Y POESÍAS

Las imágenes de este blog están extraídas en su mayoría de la red y son libres, a excepción de las que tienen el nombre de su autor o autora. Si alguien considera que alguna de esas imágenes sin autoría es de su propiedad y quiere que se suprima del blog, no tiene más que comunicarlo al correo del perfil.

Los poemas y textos pertenecen a la autora del blog, Matilde Selva López, a excepción de aquellos en los que consta el nombre de otros autores.