AFUERA (Cruento de Navidad)


Con los ojos nublados por la fiebre, Ita siguió a su madre hacia la rosada luz. Desde allí, un día más, contempló con envidia a los pájaros que recorrían el cielo del amanecer más allá de la cerca.
―Mamá, ¿a dónde van los pájaros? ¿Afuera?
―Hija, qué pregunta... ¡Afuera vive el peligro!
―Pues ayer, cuando me perdí, no vi ningún peligro: solo encontré árboles y hierba por todas partes... ¿tú has estado Afuera alguna vez?
―Nunca, hija; mi padre me contó que quienes van allí jamás regresan... si no te hubieran encontrado, a saber qué te habría ocurrido. Anda, déjate ya de tonterías y túmbate, que te vas a poner peor.
Ita se acostó y la verde hierba refrescó su ardiente cuerpecito. Empezaba a dormirse cuando escuchó un gran alboroto y el ladrido de los perros: dos desconocidos se llevaban a unas pequeñinas.
―Mamá... ¿a dónde llevan a mis hermanitas? ¿Afuera?
―¡Noooo, mal pensada! Al paraíso, hija, al paraíso. Han sido elegidas para la Navidad.
Unos minutos después, los hombres regresaron y cogieron a dos más.
―Mamá, ¿por qué esos hombres han vuelto manchados de sangre?
―¡Pero qué preguntas más retorcidas haces! ¡No hay que desconfiar tanto de quienes nos protegen!
Ita miró de nuevo a las aves que iban y venían por el cielo.
―Mamá, ¿y por qué los pájaros viven sin cercas?
―Ay, hija mía, ovejita negra tenías que ser... Pues porque son muy malos y nadie los quiere: ¿no ves que no tienen perros ni pastor ni corral como nosotras?

1 comentario:

  1. Feliz año 2016, o 2026, o lo que le parezca a los que mandan, que para eso mandan. Mientras tanto, nosotros seguimos diciendo beeee, beeeee, y nos siguen llevando al matadero cinco, de 1.984 en 1.984 ovejas, con la amenaza de meternos en la cárcel si se produce otra rebelión en la granja.
    No sé si me explico, jovencita.

    ResponderEliminar

Caminante, no hay camino, se hace camino al andar, pero es más agradable hacerlo en buena compañía.

IMÁGENES Y POESÍAS

Las imágenes de este blog están extraídas en su mayoría de la red y son libres, a excepción de las que tienen el nombre de su autor o autora. Si alguien considera que alguna de esas imágenes sin autoría es de su propiedad y quiere que se suprima del blog, no tiene más que comunicarlo al correo del perfil.

Los poemas y textos pertenecen a la autora del blog, Matilde Selva López, a excepción de aquellos en los que consta el nombre de otros autores.