365 Mass Media


Lunes y martes no verás en los telediarios
las gaviotas sobrevolando los edificios
a la caza de hogares para especular
pero están ahí encima de tu casa
ni miércoles ni jueves oirás en las noticias
las gaviotas sobrevolando los institutos
por las carteras por los bocadillos
o babeando desde las alturas
con la carne tierna que juega en los recreos
pero están ahí encima de tus hijos
y los viernes sábados domingos 
las televisiones y las radios no te mostrarán
cómo afilan sus picos las gaviotas
planeando lobotomías y cadenas
contra el ganado joven los futuros siervos
pero están aquí encima de nosotrxs


Escatología del mundo

El retrete atascado escupe su mierda sin cesar y algunos huyen despavoridos para refugiarse entre dioses y pantallas. Otros, resignados, se acostumbran a vivir con la putrefacción y su pestilencia: “de la mierda vengo, mierda soy, a la mierda voy”. Muchos más se creen el marketing de que es chocolate y está muy rica, aunque les haga vomitar, así que la saborean y reparten con placer. Unos cuantos dicen que hay que limpiarla, pero es un trabajo tan asqueroso que siempre hay pocas manos para tanta mierda: o bien acaban desintegrados por el esfuerzo, o bien son contaminados por su apestosa proximidad. Y muy pocos se atreven a gritar que la única solución es destruir el retrete estropeado y cambiarlo por otro nuevo para que deje de inundar de inmundicia el planeta.
Quizá solo por estos, merece la pena vivir contra la mierda.


El cielo prometido


Bienvenido a nuestras torres de ladrillos
con argamasa de facturas e hipotecas
y compraventa de vísceras y pulsos
tenemos brazos piernas ojos
cerebros torsos emociones hígados
oídos sexos lenguas úteros
hocicos dedos muslos paletillas
oferte usted sus horas y sus huesos
a precio de siglo diecinueve
a cambio le vendemos en cuotas asequibles
hogar de treinta metros a treinta años
seguros de salud si es joven y sano
el móvil de alta gama al coste de mil libros
y una jubilación para vivir de Cáritas
si no le gusta esto le queda la basura
los ceros solo suman si están a la derecha
de nuestras cuentas y recibos
así que compre y calle y véndase
si quiere paz en este paraíso

Ascenso


Cada día los veía entrar a la misma hora, sentarse delante de sus máquinas durante mucho tiempo y salir a la vez. La apariencia y los gestos también eran similares, a pesar de que casi nunca hablaban entre ellos. Me aburrí durante meses, pero una tarde la monótona película cambió: se levantaron muy deprisa y corrieron en desorden mientras sus voces se elevaban hasta ensordecerme. Cuando un humo negro empezó a oscurecer el lugar, uno de ellos me abrió la puerta. No supe hacia dónde ir hasta que el miedo me lanzó a la repisa de una ventana próxima. Desde ella, contemplé el drama durante unos segundos y me entristeció que aquellos hombres solo cambiaran con el desastre. Luego ascendí hacia el cielo con alas decididas.

Bebiste

Bebiste del aullido de la niña
de su temblor en huelga de silencio
del apetito insaciable de su sombra
por la luz de papel
al morir la dilatación de tu mirada
como un drácula sediento de temores
hasta que desfalleció entre tus dientes
y masticó los mordiscos de tus horas
y alimentó con ellos la palabra
que sepulta tu lápida y su herida
IMÁGENES Y POESÍAS

Las imágenes de este blog están extraídas en su mayoría de la red y son libres, a excepción de las que tienen el nombre de su autor o autora. Si alguien considera que alguna de esas imágenes sin autoría es de su propiedad y quiere que se suprima del blog, no tiene más que comunicarlo al correo del perfil.

Los poemas y textos pertenecen a la autora del blog, Matilde Selva López, a excepción de aquellos en los que consta el nombre de otros autores.