LA PRESA

La sombra acecha tras la esquina de una calle anónima. Imagina a su presa por el repiqueteo de los zapatos sobre la acera: los pasos cortos, rápidos y desiguales le revelan a una mujer joven, delgada y algo ebria; una zorra que vuelve a casa sola después de una noche desenfrenada; otra putita más que no podrá escapar de él gracias al ajustado vestido corto y los taconazos que utiliza para provocar. Se asoma hacia el sonido de los pasos con una mano en la bragueta, deseando que la realidad confirme su perversa fantasía, pero sólo consigue ver la oscura forma que se abalanza sobre él.

Hola machote, ¿me esperabas? —dice una voz femenina.

El cazador observa a la que acaba de agarrarle el cuello: sudadera con capucha roja, vaqueros, zapatos de tacón bajo... Cómo no, piensa, sólo una marimacho de gimnasio podría tener tanta fuerza. Cierra las manos e intenta golpearla. La mujer esquiva los puñetazos y le inmoviliza los fornidos brazos contra la pared; a continuación, aproxima su rostro al del hombre y sonríe.

Él mira asombrado la boca de gruesos labios granates: nunca ha visto unos dientes tan afilados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Caminante, no hay camino, se hace camino al andar, pero es más agradable hacerlo en buena compañía.

COMENTARIOS RECIENTES

IMÁGENES Y POESÍAS

Las imágenes de este blog están extraídas en su mayoría de la red y son libres, a excepción de las que tienen el nombre de su autor o autora. Si alguien considera que alguna de esas imágenes sin autoría es de su propiedad y quiere que se suprima del blog, no tiene más que comunicarlo al correo del perfil.

Los poemas y textos pertenecen a la autora del blog, Matilde Selva López, a excepción de aquellos en los que consta el nombre de otros autores.